ACHER, EL ARTISTA DE LAS BOMBAS

Antonio Soler

Alfons Vila i Franquesa tuvo dos pasiones: la pintura y el anarquismo. Amante de la acción directa, en la convulsa Barcelona de los años veinte combinó el cartelismo con la producción de explosivos. Pero en ese terreno su pericia dejó mucho que desear.