STANLEY, EL EXPLORADOR QUE NUNCA SE RINDIÓ

Xavier Aldekoa

Además de encontrar al doctor Livingstone, a quien saludó con una formalidad que se hizo célebre, Stanley recorrió miles de kilómetros de la selva africana con un tesón que le valió entre los nativos el apodo de Bula Matari: el que se abre camino.